Preguntas Frecuentes

In English

Reducción de daños

¿Qué es la reducción de daños?

La reducción de daños está definida por el concepto de que “acepta, para bien o para mal, que el uso de drogas lícitas e ilícitas es parte de nuestro mundo y elige trabajar para minimizar sus efectos dañinos en lugar de simplemente ignorarlos o condenarlos. “(Coalición de Reducción de Daños). La reducción de daños abarca un espectro, que incluye el uso de drogas más seguro con jeringas limpias, el uso educado de drogas para prevenir una sobredosis, el tratamiento asistido por medicamentos y abstinencia completa. La reducción de daños reconoce que las personas que consumen drogas son personas autónomas que pueden verse afectadas significativamente por su entorno y experiencias pasadas, y busca conocer gente “en donde estén.” También se da cuenta de que cada individuo es único, y lo que funciona para una persona par reducir el daño puede exacerbar los problemas para otra.

¿Cuál es la presencia de reducción de daños en los Estados Unidos?

La reducción de daños se ha utilizado como una estrategia de salud pública eficaz en los Estados Unidos desde la década de 1980. Se convirtió en la estrategia de prevención del VIH más eficaz emprendida mediante el suministro de jeringas estériles a las personas que se inyectan drogas. Ha evolucionado para incluir accesibilidad a la naloxona para todas personas en casi todos los estados del país, programas de acceso a jeringas y legislación para fomentar la búsqueda de ayuda para casos de sobredosis en más de 30 estados, programas de vivienda en todo el país que albergan a personas que usan drogas y tratamiento asistido por medicamentos en casi todos los estados. En 2016, se dispuso de fondos federales para respaldar los programas de acceso a jeringas, y la reducción de daños se ha convertido en una prioridad nacional respaldada por la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, los Centros para el Control de Enfermedades y el Cirujano General de Estados Unidos Vivek Murthy, entre otros.

¿Cuál es la presencia de reducción de daños en Arizona?

Aunque existen varios programas en todo el estado que operan en un marco de reducción de daños, están ubicados en las principales ciudades metropolitanas y cuentan con una financiación y utilización insuficiente. Sin embargo, a medida de que la reducción de daños se vuelve más aceptada en todo el país, muchos programas como el tratamiento de drogas, los departamentos de emergencia y correcciones utilizan principios de reducción de daños para mantener vida a sus clientes. Sonoran Prevention Works es una de las únicas organizaciones que trabajan en políticas estatales y locales para ampliar las oportunidades de reducción de daños.

¿Cuál es relevante la reducción de daños en Arizona?

Con una epidemia de heroína y opioides recetados en rápido aumento en Arizona, se debe de utilizar un enfoque múltiple para frenar la propagación masiva de la Hepatitis C, mantener bajas las nuevas tasas de infección por VIH y mantener con vida a los Arizonenses. La policía estatal ha reconocido que no pueden “arrestar para solucionar el problema de la heroína,” y no tenemos suficientes opciones de tratamiento disponibles para todos los que buscan tratamiento. Mientras tanto, tenemos la decimoquinta tasa más alta de muertes por sobredosis en la nación. Las personas que consumen drogas son miembros de nuestra familia y amigos, y debemos desafiar nuestras propias ideas sobre lo que creemos que es correcto para ellos a fin de ofrecer estrategias no coercitivas y basadas en evidencia para facilitar la salud, la dignidad y la vida.

Sobredosis

¿Qué es una sobredosis?

Todas las drogas, ya sean medicamentos recetados, alcohol o drogas ilícitas conllevan el riesgo de sobredosis. Aunque todas las drogas tienen diferentes efectos en el cerebro y el cuerpo, en general, una sobredosis ocurre cuando una persona ha tomado demasiadas drogas o las ha mezclado de una manera que hace que el cuerpo deje de funcionar normalmente. Una sobredosis de opioides ocurre cuando el cerebro está tan inundado de opioides que las funciones corporales se ralentizan, incluida la respiración. Esto puede suceder inmediatamente o en el transcurso de varias horas. En cuanto un paro respiratorio ocurre, el cerebro muere después de cuatro minutos sin oxígeno.

¿Qué es la naloxona?

La Naloxona (también conocida como Narcan) es un medicamento eficaz que se ha utilizado durante 50 años para revertir una sobredosis de opioides. La Naloxona elimina los opioides de los sitios receptores de opioides en el cerebro, lo que restaura la respiración de una persona en segundos. Es imposible abusar de la medicación y es barata, entre $40 y $150 por un kit. Su único efecto secundario es inducir la abstinencia inmediata de opioides y eliminar la sensación de euforia de los opioides, que puede ser extremadamente incómodo para la víctima, pero no mortal. Es simple de administrar; ya sea a través de una inyección muscular o intranasal a través de un aerosol.

¿Quién debería obtener la Naloxona?

Cualquier persona que puede estar en riesgo de sufrir una sobredosis de opioides porque usa opioides ilícitos o le recetan medicamentos opioides. También es importante que cualquier persona que pueda presenciar una sobredosis, debido a que tiene amigos, familiares, vecinos o clientes que usan opioides, obtenga Naloxona.

¿Cómo puedo obtener la Naloxona?

En Mayo del 2016, se aprobó la HB 2355, que permite a los prescriptores recetar y distribuir la Naloxona a una persona en riesgo de sobredosis, a sus amigos y a su familia. Tanto los prescriptores como la persona que administra el medicamento están protegidos de determinadas responsabilidades. ¡Lo mejor es que la mayoría de los seguros de salud lo cubren! La ley también permite que las personas lo compren directamente en la farmacia sin receta médica, aunque es posible que el seguro no lo pague de esta manera. Así que vaya a su médico, farmacia o distribuidor de naloxona de la comunidad local para recoger un kit.

¿Cómo se administra la Naloxona?

Visite nuestra página de prevención de sobredosis para aprender cómo administrar Naloxona intranasal e intramuscular.

Drogas

¿Qué son los opioides?

La heroína y los opiáceos recetados se dominan “opioides” porque se unen a los receptores de opioides en el cerebro. Los opiáceos recetados incluyen medicamentos como Vicodin, Oxycontin y Percocet, y pueden ser recetados por un médico o tomarse ilícitamente. Aumentan la tolerancia de dolor, causan somnolencia y pueden producir sentimientos de euforia. Los opioides pueden causar dependencia física resultando en un período de abstinencia doloroso y difícil si la persona deja de tomar los opioides. Todos los opioides conllevan el riesgo de causar una sobredosis si se ingieren en exceso provocando insuficiencia respiratoria. Además, el uso de opioides por vía intravenosa puede causar heridas en los tejidos blandos como abscesos y puede aumentar la posibilidad de transmitir el VIH o la Hepatitis C si no se utilizan prácticas de inyección más seguras.

¿Qué son los estimulantes?

Los estimulantes son medicamentos que afectan su sistema nervioso central. Algunos estimulantes ilícitos comunes son la cocaína, el crack y la metanfetamina. Algunos estimulantes recetados son Adderall y Ritalin. Los estimulantes activan el centro de placer de su cerebro y liberan mayores cantidades de dopamina, lo cual le pueda ayudar con la organización, la energía, la concentración y el deseo sexual. Sin embargo, después de un tiempo, el cerebro puede perder la capacidad de crear estos sentimientos por sí solo sin la ayuda de las drogas y puede alterarse permanentemente. Aunque los estimulantes no suelen causar dependencia física, el uso intensivo a largo plazo puede provocar dependencia psicológica. Algunos otros efectos secundarios de los estimulantes son ansiedad, depresión, fatiga, agitación y comportamiento compulsivo. Aunque una sobredosis de estimulantes también llamada a veces “sobreamplificación,” no es tan simple o clara como una sobredosis de opioides, puede poner en peligro la vida al provocar un ataque cardíaco, un derrame cerebral, sobrecalentamiento y psicosis suicida. Si una persona usa estimulantes por vía intravenosa, crean el riesgo de infecciones de tejidos blandos como abscesos y transmisión del VIH o Hepatitis C si no se utilizan prácticas seguras de inyección.

¿Qué pasa con otras drogas?

Hay muchas otras sustancias que consume la gente. Como regla general, cuando se mezclan sustancias, ya sea a propósito o no, pueden volverse más peligrosas. Algunas otras sustancias comunes son los benzodiazepenos como el Valium que son recetados por un médico; alcohol; marijuana; y psicodélicos. Para obtener más información sobre por qué las personas usan estas sustancias, los efectos que tienen en su cuerpo y algunos de los peligros, consulte el Universo de Drogas.

Uso más seguro de sustancias

¿Cómo puede ser más seguro el consumo de sustancias?

El uso de sustancias puede ser peligroso. Ciertas sustancias y métodos de ingestión conllevan niveles de riesgo diferentes y variables. Es importante que las personas que consumen drogas estén lo más informadas posible sobre las drogas que están usando y las formas de mitigar ciertos problemas prevenibles. Por ejemplo, si una persona se inyecta drogas, brindar educación sobre opciones de inyección más seguras puede reducir sustancialmente los problemas médicos, brindándole a esa persona la oportunidad de abordar la superación personal sin la carga de una enfermedad infecciosa o la pérdida de una extremidad. Para mitigar la crisis de sobredosis, es imperativo que las personas que usan opioides comprendan los peligros de mezclar sustancias, la tolerancia a las drogas y la variación en la pureza.

¿Existe la inyección más segura?

El uso de drogas conlleva muchos riesgos, algunos de los cuales son físicos, psicológicos, ambientales o legales. Tomar drogas por inyección es uno de los métodos más riesgosos. Es único porque expone a una persona a patógenos transmitidos por la sangre como el VIH, la Hepatitis C y las infecciones que pueden causar daños importantes al cuerpo. También aumenta la posibilidad de sufrir una sobredosis por otros métodos de ingestión, como fumar o inhalar. Sin embargo, reconocemos que las personas eligen tomar medicamentos por muchas razones diferentes, y la inyección puede ser el método preferido para algunas personas. Creemos que una persona que se inyecta drogas debe estar lo más informada posible sobre los peligros y cómo minimizar tantos riesgos como sea posible para brindarle la mejor oportunidad de tener una vida feliz y saludable. A continuación se presentan algunas estrategias ampliamente utilizadas para evitar algunos peligros prevenibles y costosos. Aprende más aquí.